TOMAS ADOLFO DUCO

Por Diego Hernán Ruiz González

Nació en Buenos Aires el 20 de septiembre de 1901. Cursó estudios en el Colegio Militar de la Nación entre 1918 y 1922, en la Escuela Militar de Aviación y finalmente en la Escuela Superior de Guerra.
En el año 1942 alcanza el grado de Teniente Coronel, grado con el cual hubo de pasar a retiro, a consecuencia de sus diferencias políticas, que le valieron ser habitante de la prisión de la isla Martín García, con el gobierno del Gral. Juan D. Perón.
Fue interventor de la Lotería Nacional y Casinos, Presidente de la Compañía Costera Criolla y de la Liga Argentina de Básquetbol. Cronista del diario deportivo la Nación y Delegado y Vicepresidente de la Asociación del Fútbol Argentino.
Su pasión futbolera y por El Globo le llevan en 1915 a integrar las divisiones inferiores del Club, aunque sus habilidades no le alcanzan para formar parte de equipos superiores.
En cambio adquiere notoriedad en el ámbito de la conducción política de la Institución.
En apretada síntesis fue Presidente del Club A. Huracán desde 1938 ininterrumpidamente hasta 1944. En 1945 si bien era candidato indiscutible a ser reelecto, no puede presentarse a las elecciones por encontrarse bajo arresto militar. En tanto que entre 1946 y 47 el Club es intervenido, decisión gubernamental que respondiera a cuestiones más políticas que jurídicas y como represalia a la posición ideológica del Tte. Cnel. Tomas Ducó respecto del gobierno peronista. Vuelve en 1949 donde Huracán logra conservar la categoría, descendiendo Lanús en una decisión polémica. En 1950/51 el club es gobernado por Carlos Campolonghi. Reasume en el año 1952 y su mandato llega hasta 1954, sucediéndolo Oscar T. Vignone.
En la política del Club formaba parte de la Agrupación Círculo Arriba Huracán, históricamente enfrentada con la Jorge Newbery.
Pero más allá de las pasiones encontradas que pudo despertar, tanto en la política nacional como en aquella referida a nuestro Huracán, no podemos olvidar y dejar de reconocer que durante sus mandatos se concretan dos obras emblemáticas para la Institución como son su Sede Social y el Estadio que hoy lleva su nombre.
Falleció en Buenos Aires, el 31 de Enero de 1964.