HURACAN CAMPEON METROPOLITANO 1973.


Este día 16 de Septiembre pero de 1973, Parque Patricios, Pompeya, Soldati, toda La Quema en sí, festejó su primer campeonato profesional de fútbol.
Un Carnaval en primavera, que comenzó con el marco espectacular del Tomás A. Ducó y se extendió hasta bien pasada la noche invadiendo con alegría incontenible las calles de nuestro barrio.
Pero esa alegría indescriptible no sólo respondía a la satisfacción de la obtención de un título, que vaya si era importante, sino también al orgullo que sentíamos por la forma en que se había logrado.
Un equipo CAMPEON con mayúscula, con todas las letras, que de ser patrimonio exclusivo de nosotros los Quemeros, en verdad terminó siendo el equipo de todos los que aman el buen fútbol.
Un pedazo grande de la historia del fútbol argentino, que jugaba con convicción, con alegría, diría revolucionario, en tanto, ganaba y goleaba de una manera particular, esa que nos gusta a nosotros, la de jugar sin mezquindades, la de pensar en hacer goles y gozar del fútbol .
Un verdadero equipo, donde nadie desentonaba, donde cada uno de sus integrantes interpretaba la partitura que le correspondía sin desafinar, con el convencimiento que jugando bien a la pelota normalmente se gana.
Ir a la cancha a ver a ese Globo, fuera de local o visitante, aparejaba para el hincha la gratificante sensación de que se iba a ganar siempre, con una entremezcla de seguridad y de orgullo, sabiendo que el ocasional rival respetaba su valía, respeto que se transmitía hacia nosotros, sus seguidores, sus dueños desde el sentimiento.
Esa satisfacción de ser hincha de Huracán, propietario de los colores que paseaba lujosamente ese equipo, excedía a los 90 minutos de partido y se prolongaba en la semana, donde y por carácter transitorio, también sentíamos que éramos los receptores de los halagos que le propiciaba la prensa a nuestros jugadores.
Imaginen quienes no lo vieron y recuerden los afortunados de vivirlo, titulares como "se paraban pa´ aplaudirlo" de un periodista de la talla de Osvaldo Ardizzone, luego del partido contra Rosario Central 5-0.
O "¡Si usted está cerca de Juan B. Justo - se está refiriendo a la cancha de Velez - venga a la cancha, nunca volverá a ver nada igual!" invitación que propiciaba el recientemente desaparecido García Blanco, durante el partido contra Argentinos Jros 6-1.
En fin Quemero agréguele el adjetivo que quiera, lujoso, formidable, bello, bisagra del fútbol argentino, todos le caben al último gran equipo de la Argentina.
Finalmente y en agradecimiento por lo mucho que nos dieron, queremos nombrar a todos los jugadores integrantes de aquel equipo y su cuerpo técnico, porque cada uno de ellos hizo su aporte para que los huracanenses tuviéramos nuestro momento de gloria.

Plantel: Héctor Jorge Roganti; Nelson Pedro Chabay; Jorge Carrascosa; Omar Ruben Larrosa; Francisco Faustino Russo; Alfio Basile; Daniel Alberto Buglione; René Orlando Houseman; Carlos Alberto Babington; Carlos Alberto Leone; Roque Alberto Avallay; Miguel Angel Brindisi; Eduado Enrique Quiroga; Francisco del Valle; José Rubén Scalise; Edgardo Luis Cantú; Julio Cesar Tello; Ruben Alberto Ríos; Angel Carlos Tolisano; Adolfo Kerikian; Alberto Luis Fanesi; Alfonso Dante Roma; Luis Alberto Ceballos. DT César Luis Menotti y Prof. Pizzaroti