HISTORIA DEL CLUB ATLETICO HURACAN

Dr. Diego Hernán Ruiz González

El auge de la popularidad del fútbol en nuestro país de los primeros años del siglo XX, también atrapó en su pasión, a un grupo de alumnos del Colegio Luppi, ubicado en el viejo barrio de Pompeya, quienes liderados por uno de ellos de nombre Américo Sefanini, un 25 de mayo de 1907 (otra versión habla de 1903), toman la decisión de formar nuestro club.

Pero había que darle un nombre y así surgen entre otras opciones el de Defensores de Nueva Pompeya, Verde Esperanza y no pierde, siendo éste último el elegido en definitiva.

vista actual de la cuadra

Cuando estos jóvenes pioneros creyeron contar con el dinero suficiente para hacer un sello con el nombre del Club, fueron a la librería de un tal Richino, sita en la Avda. Saénz y Esquiú.

Cuentan unos, que debido a que la plata no era suficiente para un nombre tan extenso, otros sostienen, que fue el mismo librero quien les sugirió que esa designación no era la apropiada e inspirado en un afiche que anunciaba el nombre del globo aerostático de Newbery, los convenció de designarlo como CLUB EL HURACAN.

Lo cierto es que en definitiva y cuando retiraron el sello se leía CLUB EL URACAN, y no hubo reclamo que lo convenciera al comerciante para que le fuera agregada esa H faltante, aunque sí obtuvieron rebaja en la almohadilla.

Oficialmente la fecha de su fundación se estableció el 1 de Noviembre de 1908, en coincidencia con el primer antecedente escrito que se conserva, el acta constitutiva, a la que incluso le fue cuestionada la autenticidad de sus firmas; a punto tal, que se necesitó de una Asamblea (celebrada el 30 de noviembre de 1960), que ratificando un informe producido por el Tribunal de Honor de la época, estableció esa como la fecha de su fundación siendo el Primer Presidente de la Institución a AGUSTIN CAIMI y como socios fundadores, destacando que en realidad la mayoría eran jugadores, a G. Brunett, Juan Fariña, A. Stefanini, Tomás J. Jeansalles, Angel Cambiasso, A. Villar, Enrique Verni, Vicente Chiarante. E. Leroy. Ernesto Dellisola, R. Gurruchaga, A. Salgado, A. Fernández, J.Spagarino, W. Luján y J. López.

Patagones 2550
Cahi y Traful

Es más que probable que las primeras reuniones se llevaron a cabo en Ventana 859, lugar signado en el sello aludido y también en la calle Patagones 2550 domicilio de Dellisola, capitán del equipo y uno de sus primeros directivos, en tanto, que sus entreveros futbolísticos barriales se disputan en un simple potrero ubicado en Cachi entre Traful y Ancaste.

Pero casualidad o destino, Jorge Newbery, ingeniero y destacado deportista de gran trascendencia en esos tiempos, no solo quedó vinculado con su aerostato al nombre del Club y con el distintivo que comenzó a llevarse en la camiseta, sino también, que su apoyo en todo sentido fue fundamental para el engrandecimiento de la Institución.

Ex. Patronato de la infancia
Chiclana y Muñiz

Así es que mediante sus buenos oficios ante la Municipalidad, a mediados de 1911 se puede abandonar ese precario primer campo de juego y trasladarlo a la calle Arenas (hoy Almafuerte), en las proximidades de la estación de ferrocarril Saenz, donde luego funcionó el Patronato de la Infancia. En este predio se jugó hasta 1913, haciéndolo con posterioridad en unos terrenos sitos en Chiclana y Muñiz.

En el año 1912, Huracán irrumpe en las canchas argentinas, debutando en la tercera división de ascenso, y ese mismo año salió campeón y asciende a segunda división. Al año siguiente ya se sitúa en la categoría mas importante del fútbol argentino.

Siete años después de empezar a militar en la primera división, el 4 de diciembre de 1921 al ganarle a Del Plata por 3 a 0 los quemeros nos aseguramos nuestro primer título de la Asociación Argentina.

Al año siguiente, volvimos a repetir el éxito conseguido el año anterior, saliendo campeón indiscutido, clasificando segundo el Sportivo Palermo y Boca Juniors en el tercer lugar. En 1925, tras ganarle a Nueva Chicago se vuelve a consagrar campeón por tercera vez, para después en el campeonato de 1928 - el primero campeonato en el que participaron sus otros cinco tocayos (River, Boca, Independiente, Racing y San Lorenzo) logra su último título amateurs venciendo a Barracas Central por 4 a 1.

El balance de Huracán en la era amateurs (1914 - 1930) es absolutamente brillante consiguiendo cuatro campeonatos, dos subcampeonatos y 3 terceros puestos. En esta época solo Alumni (10), Racing (9) y Boca (6) consiguieron más campeonatos que el Club Atlético Huracán.

Iniciados los tiempos del profesionalismo en nuestro fútbol, el Globo siguió cosechando éxitos, consigue el subcampeonato del torneo de honor del año 1936, siguiendo en el año 1939, con un segundo puesto compartido con River Plate, siendo el campeón de ese año el Club Atlético Independiente.

Si bien, en la década del 40 no hubo éxitos deportivos de semejantes magnitudes, si se produjeron obras de gran importancia para la institución.

La primera fue su sede social ubicada en la Avenida Caseros 3159 - frente al Parque de los Patricios -, inagurándose el 27 de enero de 1940 y un tiempo después fue el turno de su estadio, "El Palacio" Tomas Adolfo Ducó, inaugurado oficialmente un 7 de septiembre de 1947.

Habrá que llegar a los años 70, para volver a los grandes triunfos llevados de la mano de esos inmensos futbolistas que integraron el famoso equipo del año 73, con el que se obtiene el logro deportivo más importante de la historia del Club, ganando ese campeonato, con el fútbol mas vistoso que se haya visto en las canchas argentinas y llegando a la semifinal de la Copa Libertadores del año siguiente.

Y si bien no repetimos, con la misma base que la del 73, se obtienen dos subcampeonatos metropolitanos consecutivos los del 75 y 76.

Adentrándonos en los años 80 vivimos el momento más triste de nuestra historia, descendiendo por primera vez al Nacional B, en el año 1986.

Y el regreso no fue fácil, pero como dice el refrán: "no hay mal que dure cien años", a mediados del 90 de la mano de uno de sus hijos más preciados, "El Ingles" Carlos Babignton, esta vez como Director Técnico y Antonio "Turquito" Mohamed, volvimos a Primera obteniendo el campeonato de ese año.

Afianzados en la divisional, se logra en el año 1994 el subcampeonato del Torneo Clausura, resignando la posibilidad de campeonar en la última fecha frente a quien en definitiva logró el título, el Club Atlético Independiente.

Las malas campañas deportivas posteriores, producto de sucesivas administraciones irresponsables nos dieron otro disgusto, que nos volvió a hacer doler el alma, tropezamos una vez más con la misma piedra.

Aunque por poco tiempo, y como si la historia se repitiera, en el torneo 1999/2000 nuevamente con la conducción del "Ingles" Carlos Babington y los goles Gastón Casas, recuperamos la categoría.

Hoy ya en el Siglo XXI tenemos la inquebrantable fe, que con la amalgama de nosotros los hinchas, los dirigentes y los jugadores, todos juntos, obtendremos los mejores logros para nuestro Club, convencidos que el camino PARA QUE ESTE GLOBO VUELE ALTO, ES QUE TODOS JUNTOS SOPLEMOS FUERTE Y PARA EL MISMO LADO.