PARQUE PATRICIOS

Dr. Luis Carlos Ruiz

Sus límites: Av. Juan de Garay, Av. Entre Ríos, Av. Vélez Sársfield, Av. Amancio Alcorta, Lafallette, Mirabé, Lavardén, vías del Ferrocarril Gral. Belgrano, Cachí, Av. Almafuerte y Sánchez de Loria.
Desde principios del siglo XIX existían mataderos en este sector de Buenos Aires. Estos se ubicaban en lo que actualmente es la Plaza España, bajo la denominación de los Mataderos del Sur o de la Convalecencia. Pasada la mitad del siglo, en 1867 y en razón de una mayor proximidad con la Provincia de Buenos Aires, proveedora del ganado que consumía la ciudad de Buenos Aires, a través de las hoy avenidas Saenz, Almafuerte, Caseros y Roca, fueron trasladados a la esquina de Caseros y Monteagudo. Fueron estos mataderos los que le dieron a este barrio su primitiva denominación de Corrales y permitieron el asentamiento de sus primeros vecinos, los corraleros.

El Matadero de los Corrales fue oficialmente inaugurado el 11 de noviembre de 1872 y funcionó allí hasta principios del nuevo siglo, cuando fueron trasladados a su actual emplazamiento.
Se lo llamó "Corrales viejos", "barrio de las ranas" o "de las latas", compartiendo estos dos últimos nombres con Nueva Pompeya y adoptó su nombre definitivo cuando por Ordenanza Municipal del 12 de setiembre de 1902 se resolvió denominar Patricios al parque a construirse en los terrenos del viejo matadero. Parque, diseñado por el prestigioso paisajista Carlos Tahys y que está situado entre Av. Caseros, Monteagudo, Uspallata y Av. Almafuerte, con una superficie de más 100.000 metros cuadrados.

En este barrio vivieron glorias de nuestro tango como Angel Vargas, el "Ruiseñor de las calles porteñas", Enrique Santos Discépolo "

Discepolín", Jorge Rial, de nuestra historia como el Perito Moreno quien tuvo su quinta en el espacio que hoy ocupa el Instituto Félix Bernasconi y Tomás Espora acompañante del Alte. Brown en sus campañas navales y del deporte, nuestro querido Ringo.
No queremos cerrar esta breve reseña sin hacer una referencia a "La Quema", por que ella también fue Parque Patricios y el origen de nuestro mote popular de "Quemeros".
Ubicada en Zavaleta y A. Alcorta, surge como consecuencia de la necesidad de destruir los residuos producidos por la ciudad. La acumulación de esos deshechos para su posterior incineración, de allí "La Quema", generaba un ejército de marginales en la búsqueda de metales, chapas o cualquier otra cosa que pudiera rescatarse, a quienes se les denominó "Quemeros" y por extensión, a los habitantes más próximos al lugar. Para muchos una vieja historia contada por su abuelo, para otros habitúes del Palacio, un recuerdo de aquellos días de domingo y fútbol, donde espeso humo y fuertes olores, que agraviaban ojos y narices de futboleros, solían visitar al Ducó según la dirección e intensidad de los vientos.